llamanos

¿Fauna salvaje en dificultades o muerta?
¿Incendios forestales?
¿Infracciones contra la seguridad ambiental, caza, pesca, vertidos?
¡¡LLÁMANOS!!
112 SOS ARAGÓN

¿Cualquier tema relacionado con el medio ambiente?
Pregunta por nosotros:
Centralita Gobierno de Aragón 976714000
OFICINAS COMARCALES DEPARTAMENTO DR Y SOSTENIBILIDAD


AGENTES FORESTALES

La AAPNA es la asociación profesional de los AGENTES FORESTALES del Gobierno de Aragón

LEY 10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.

q) AGENTE FORESTAL: Funcionario que ostenta la condición de Agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6º del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

La AAPNA forma parte de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales AEAFMA y de la International Ranger Federation IRF

ÍNDICE DE PÁGINAS DEL BLOG

jueves, 21 de agosto de 2014

La DGA admite que no basta con acotar el Mar de Aragón y que hay que aumentar la vigilancia


Medio Ambiente reconoce que está incumpliendo sus obligaciones de control y anuncia que la ley de acompañamiento de los presupuestos incluirá una modificación de la de pesca para que todo el embalse de Mequinenza pueda ser coto



El director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, reconoció ayer que el Gobierno de Aragón está incumpliendo su obligación de controlar adecuadamente el embalse de Mequinenza. «Como administración, es cierto que tenemos que entonar el mea culpa porque la vigilancia no está siendo la necesaria», señaló.

Munilla admitió que la DGA debe incrementar las tareas de inspección en el pantano y anunció que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente está preparando una modificación de la ley de pesca que permitirá acotar todo el Mar de Aragón y que se incluirá en la ley de acompañamiento de los presupuestos de 2015. No obstante, también avisó de que la creación del coto «no será la panacea que resuelva todos los problemas». «El objetivo es que el dinero que se recaude cobrando por pescar se destine a incrementar la vigilancia, a limpiar la basura acumulada y a mejorar las infraestructuras, pero que nadie piense que todo se va a resolver de un día par otro», dijo. 

Munilla hizo estas declaraciones al día siguiente de que la Guardia Civil requisase 2.600 kilos de peces pescados ilegalmente a los mismos furtivos a los que a principios de julio ya se les sorprendió con dos toneladas de carpas destinadas al consumo humano. Esta segunda incautación también se produjo poco después de que un grupo de pescadores retirase del embalse de Mequinenza otros 8.000 metros de redes, y no ha hecho sino confirmar que el pantano está siendo sometido a una extracción de peces masiva e ilegal que se suma a los muchos desmanes que se cometen en él desde hace años.

Ni la DGA –que tiene las competencias en medio ambiente– ni el resto de instituciones han adoptado medidas efectivas para solucionar el problema del furtivismo, al que además se suman otros como la suciedad, las acampadas ilegales, las hogueras... Ayer, el director general de Conservación del Medio Natural reconoció que falta vigilancia y anunció que ha dado órdenes para incrementarla.

«Lo primero es mostrar nuestra sorpresa por que a unas personas se les coja dos veces con miles de kilos de peces pescados ilegalmente y solo se les castigue administrativamente –destacó Munilla–. Como Departamento de Medio Ambiente, vamos a hablar con el Seprona para que en estos casos se intenten aplicar medidas penales». Dicho esto, el director general admitió que «no puede ser que en el embalse hubiera 8.000 metros de redes y que el Gobierno de Aragón no los detectara».

La DGA cuenta con diez agentes de protección de la naturaleza (APN) adscritos a la zona que va de Quinto a Fayón, pero estos funcionarios tienen encomendadas otras muchas tareas además del control de la pesca. De hecho, durante los fines de semana de verano no hay vigilancia porque los tres agentes que trabajan en cada turno están destinados al operativo antiincendios. «Esta mañana (por ayer) he dado instrucciones para aumentar la vigilancia en el embalse, pero es verdad que los recursos son los que son y que los APN dependen del departamento, no de mí», indicó Munilla, quien no concretó de qué forma van a incrementarse los controles.

Por su parte, el Seprona de Caspe solo dispone de cuatro guardias civiles para cubrir los 500 kilómetros de orilla del Mar de Aragón. Esos agentes ni siquiera disponen de una barca con la que llegar a las zonas inaccesibles por tierra.

Esas y otras carencias se pretenden paliar con la creación de un coto que obligue a pagar por pescar en el pantano. Después de años de reclamaciones de los municipios afectados y de los pescadores, en esta legislatura la DGA asumió el compromiso de ponerlo en marcha, pero durante la fase de exposición pública del proyecto técnico redactado por la Federación los servicios jurídicos del Ejecutivo autonómico alertaron de una posible incompatibilidad con la actual normativa de pesca.

«Por seguridad jurídica, hemos preferido modificar la ley de pesca para que se pueda acotar todo un embalse sin ninguna restricción y tramitar ese cambio a través de la ley de acompañamiento de los presupuestos que se aprobará a finales de año», explicó Munilla. Esta decisión supondrá que muy probablemente el coto no podrá autorizarse hasta la próxima legislatura, aunque el director general no descartó aprobarlo antes de las elecciones de mayo de 2015. «Si todos remamos en la misma dirección es posible, pero en la fase de exposición pública tuvimos alegaciones de los ecologistas, de la comarca, de los APN... –recordó–. El coto no será la panacea, pero esperamos que mejore las cosas».


CHA pide un paisaje protegido

Chunta se opone al coto y propone que el Mar de Aragón sea declarado paisaje protegido, una figura que según esta formación sí permitiría atajar el furtivismo y el resto de problema. «Lo único que ha sabido hacer la DGA es admitir una propuesta chapucera de coto e intentar privatizar el uso de las orillas», criticó el portavoz de CHA en Caspe, Rafael Lumbreras.

martes, 19 de agosto de 2014

Recortes, también en forestales

http://www.heraldo.es

Carta de un Agente de Protección de la Naturaleza en respuesta a unas
declaraciones publicadas
en Heraldo de Aragón el 6 de agosto de 2014:

Para ampliar: Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir imagen en otra pestaña

viernes, 15 de agosto de 2014

Monte de Monreal del Campo: Casi 1.000 hectáreas puestas en orden




Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Monreal del Campo, vecinos y técnicos han aunado esfuerzos para ordenar su explotación y conservación

El trabajo realizado recibió uno de los Premios de Medio Ambiente 2014

El monte Número 92 del Catálogo de Utilidad Pública de la provincia de Teruel, denominado Dehesa del Monte, situado en el término municipal de Monreal del Campo, recibió hace unos meses uno de los Premios de Medio Ambiente por los continuados trabajos de regeneración y aprovechamientos que se están llevando a cabo desde hace décadas.

El jefe de la sección de Montes del Servicio Provincial Agricultura, ganadería y medio Ambiente de Teruel, Emilio Pérez Aguilar, explica que a lo largo de estos años “se ha tratado de mejorar los recursos naturales del monte, de recuperar superficie forestal, la destinada a cultivos, y de potenciar la conservación de la biodiversidad mediante la creación de pasillos verdes y áreas de nidificación y refugio para la fauna, para favorecer especialmente la avifauna y pequeños mamíferos”.

Con una superficie de 924 hectáreas, 363 de ellas corresponden a parcelas de labor y siembra, ya que se trata de una zona llana, apta para el cultivo, que fue roturada en los primeros años del siglo XX y sobre la que se ha trabajado para mantenerla en condiciones de obtener recursos agrarios.

Con el fin de establecer una distribución racional de la superficie dedicada a labor y siembra dentro del monte y dedicada, fundamentalmente, al cultivo de cereal de secano, se realizó en el año 1995 por parte del Ayuntamiento de Monreal del Campo, con la colaboración del Servicio Provincial de Medio Ambiente de Teruel, una parcelación a modo de concentración para optimizar el aprovechamiento y el rendimiento de las fincas. 

Roque Vicente, director general de Gestión Forestal, une este proyecto a la política del Departamento de Agricultura, ganadería y Medio Ambiente. “Una de las prioridades de la gestión forestal sostenible es estrechar cada vez más los vínculos entre la actividad forestal y agraria. Este es un ejemplo muy claro que ambas actividades son compatibles y que incluso se refuerzan entre sí.  El medio rural requiere un entendimiento entre las políticas forestales, medioambientales y agrarias. Será, sin duda una de las formas de crear empleo muy estable en el medio rural”.

Como consecuencia de esta remodelación de las parcelas incluidas dentro del monte se crearon una serie de ribazos, para separación de las fincas, con una anchura que oscila entre los 2 y los 5 metros, así como los correspondientes pasos de ganado e islas de vegetación natural en terrenos no aprovechables para el cultivo, o bien retirados de éste, con superficies entre los 1.000 y los 10.000 metros. 

Desde 1995 a 2010 se han venido reforestando, igualmente, tanto los ribazos como las islas de vegetación natural, mediante la plantación de coníferas (pino carrasco, sabina, enebro) y frondosas (encina, quejigo, arce) además de diversas especies de matorral (endrino, majuelo, rosales, sobre todo). Esta labor ha podido realizarse mediante la colaboración ciudadana como mano de obra para plantación. De igual forma fue fundamental la aportación de la maquinaria necesaria por parte del Ayuntamiento de Monreal del Campo, imprescindible para la preparación del terreno. 

También la Administración forestal colaboró en los aspectos técnicos y a la hora de facilitar las plantas, así como en la elaboración de las propuestas de inversión que supusieron entre  2000, 2001 y 2010 diversos trabajos de repoblación y de mejora de las masas repobladas. 

”La eficaz ordenación de la agricultura y del pastoreo en este monte supone un ejemplo y demuestra que es posible compatibilizar los distintos usos del medio natural con la conservación. Es un trabajo muy valioso el que se está haciendo, en buena medida gracias al interés del A.P.N. de la zona, que ha conseguido implicar a todos los colectivos sociales de la población en este proyecto, (agricultores, ganaderos, cazadores, ecologistas, escolares, amas de casa, jubilados...)”. 

Sobre el monte público existe un consorcio parcial, el TE-3085, que se repobló entre 1954 y 1958. La superficie repoblada fue  en este periodo, de 570 hectáreas y la especie mayoritaria el pino negral (Pinus nigra) con un resultado que “no se puede calificar de satisfactorio por las marras de la plantación, y porque la masa que subsiste actualmente es raquítica y en muchos casos, tras periodos prolongados de sequía, como los acontecidos en los primeros años de la década de los 90 y más recientemente en los años 2007 y 2008, se siguen produciendo bajas en el arbolado”, explica Emilio Pérez Aguilar, que plantea esta situación como justificación inicial de los trabajos que se han realizado.

El trabajo se ha mostrado a técnicos del Ministerio, con quien se la colaborado en la realización de varios ensayos de germinación y plantación de sabinas y encinas; al personal de distintas universidades (Madrid, Lérida, Sevilla), Escuelas de Forestales (San Blas, de Teruel, 
Jaca, Segorbe) y es un ejemplo en el que empiezan a mirarse otros proyectos como los que se desarrollan en Torrecilla del Rebollar, 
Torremocha o Fonfría, ya que permite integrar los diversos usos del monte.



http://www.diariodeteruel.es/noticia/52618/


Como consecuencia de esta remodelación de las parcelas incluidas dentro del monte se crearon una serie de ribazos, para separación de las fincas, con una anchura que oscila entre los 2 y los 5 metros, así como los correspondientes pasos de ganado e islas de vegetación natural en terrenos no aprovechables para el cultivo, o bien retirados de éste, con superficies entre los 1.000 y los 10.000 metros.
Desde 1995 a 2010 se han venido reforestando, igualmente, tanto los ribazos como las islas de vegetación natural, mediante la plantación de coníferas (pino carrasco, sabina, enebro) y frondosas (encina, quejigo, arce) además de diversas especies de matorral (endrino, majuelo, rosales, sobre todo). Esta labor ha podido realizarse mediante la colaboración ciudadana como mano de obra para plantación. De igual forma fue fundamental la aportación de la maquinaria necesaria por parte del Ayuntamiento de Monreal del Campo, imprescindible para la preparación del terreno.
También la Administración forestal colaboró en los aspectos técnicos y a la hora de facilitar las plantas, así como en la elaboración de las propuestas de inversión que supusieron entre 2000, 2001 y 2010 diversos trabajos de repoblación y de mejora de las masas repobladas.
"La eficaz ordenación de la agricultura y del pastoreo en este monte supone un ejemplo y demuestra que es posible compatibilizar los distintos usos del medio natural con la conservación. Es un trabajo muy valioso el que se está haciendo, en buena medida gracias al interés del A.P.N. de la zona, que ha conseguido implicar a todos los colectivos sociales de la población en este proyecto, (agricultores, ganaderos, cazadores, ecologistas, escolares, amas de casa, jubilados...)".
Sobre el monte público existe un consorcio parcial, el TE-3085, que se repobló entre 1954 y 1958. La superficie repoblada fue en este periodo, de 570 hectáreas y la especie mayoritaria el pino negral (pinus nigra) con un resultado que "no se puede calificar de satisfactorio por las marras de la plantación, y porque la masa que subsiste actualmente es raquítica y en muchos casos, tras periodos prolongados de sequía, como los acontecidos en los primeros años de la década de los 90 y más recientemente en los años 2007 y 2008, se siguen produciendo bajas en el arbolado", explica Emilio Pérez Aguilar, que plantea esta situación como justificación inicial de los trabajos que se han realizado.
Ejemplo
El trabajo se ha mostrado a técnicos del Ministerio de Agricultura, con quien se la colaborado en la realización de varios ensayos de germinación y plantación de sabinas y encinas; al personal de distintas universidades (Madrid, Lérida, Sevilla), Escuelas de Forestales (San Blas, de Teruel, Jaca, Segorbe) y es un ejemplo en el que empiezan a mirarse otros proyectos como los que se desarrollan en Torrecilla del Rebollar, Torremocha o Fonfría, ya que permite integrar los diversos usos del monte.






martes, 12 de agosto de 2014

Jornadas de educación y sensibilización ambiental con los APNs de Fraga

http://aragonhoy.aragon.es/

Fraga 1
A lo largo de dos días se han celebrado en Fraga sendas jornadas de educación y sensibilización ambiental, promovidas desde el área de Servicios Sociales de la Comarca del Bajo Cinca a través del programa “Colonias Urbanas Circ I Croc” y organizadas por los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs) del Área medioambiental Bajo Cinca.

Los Agentes prepararon, entre otras actividades, un taller de reciclaje para la construcción de comederos para aves silvestres mediante el empleo de botellas de plástico que los propios niños traían de sus casas para su posterior reciclaje y que, al finalizarlos,  pudieran colgarlos en los balcones de sus casas y terrazas. Además, se fabricaron cajas nido que luego colocaron los APNs junto con los niños en los árboles del colegio. Les explicaron diferentes facetas de su trabajo y realizaron una excursión hasta el cauce del río Cinca, en la que fueron observando e interpretando los diferentes aspectos de la fauna, flora, ecosistemas,  características singulares del río y su importancia para la población fragatina.
Los Agentes para la Protección de la Naturaleza, son un cuerpo con más de 120 años de historia, funcionarios públicos y agentes de  autoridad pertenecientes al Gobierno de Aragón.
Además de las funciones relacionadas con la educación ambiental, los Agentes para Protección de la Naturaleza tienen encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico; la defensa de la propiedad de los montes gestionados por el Gobierno de Aragón y de las vías pecuarias; en materia de incendios forestales, la vigilancia, detección y extinción, así como la dirección de la extinción y del personal actuante y la investigación de las causas; la vigilancia y control de la caza y la pesca; la vigilancia de Espacios Naturales Protegidos, la realización de estudios y censos de especies protegidas, etc.
Destacar que tanto para los niños que participaron en las jornadas, como para los APNs, la experiencia fue positiva y enriquecedora y desde el Área Medioambiental del Bajo Cinca la pretensión es mantenerlas.



Los agentes de protección de la naturaleza de Fraga imparten unas jornadas de educación y sensibilización ambiental


http://www.heraldo.es/

Han durado dos días y se han llevado a cabo desde un taller de reciclaje hasta una excursión al Cinca.

Los agentes de protección de la naturaleza de Fraga han impartido sendas jornadas de educación y sensibilización ambiental durante dos días, promovidas desde el Área de Servicios Sociales de la Comarca del Bajo Cinca a través del programa 'Colonias Urbanas Circ I Croc' y organizadas por los Agentes para la Protección de la Naturaleza del Área medioambiental Bajo Cinca. 

  Los agentes han ofrecido un taller de reciclaje para la construcción de comederos para aves silvestres mediante el empleo de botellas de plástico que los propios niños han llevado de sus casas para su posterior reciclaje y que, después, han podido colgar en los balcones de sus casas y terrazas, según ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa. 

  Además, han fabricaron cajas nido que luego han colocado, junto con los niños, en los árboles del colegio y les han explicado diferentes facetas de su trabajo. También han realizado una excursión hasta el cauce del río Cinca, en la que han observando e interpretado los diferentes aspectos de la fauna, flora, ecosistemas, características singulares del río y su importancia para la población fragatina. 

  Los Agentes para la Protección de la Naturaleza son un cuerpo pertenecientes al Gobierno de Aragón. Además de las funciones relacionadas con la educación ambiental, tienen encomendadas, entre otras, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico. 

  Igualmente, les competen la defensa de la propiedad de los montes gestionados por el Gobierno de Aragón y de las vías pecuarias; en materia de incendios forestales, la vigilancia, detección y extinción, así como la dirección de la extinción y del personal actuante y la investigación de las causas; la vigilancia y control de la caza y la pesca; la vigilancia de Espacios Naturales Protegidos y la realización de estudios y censos de especies protegidas. 



Fraga celebra una jornada de sensibilización ambiental


EL PERIÓDICO 14/08/2014

Durante dos días se han celebrado en Fraga sendas jornadas de educación y sensibilización ambiental, promovidas desde el área de Servicios Sociales de la Comarca del Bajo Cinca a través del programa Colonias Urbanas Circ i Croc y organizadas por los Agentes para la Protección de la Naturaleza del area medioambiental Bajo Cinca.

Los agentes prepararon, entre otras actividades, un taller de reciclaje para la construcción de comederos para aves silvestres mediante el empleo de botellas de plástico que los propios niños traían de sus casas para su posterior reciclaje y que, al finalizarlos, pudieran colgarlos en los balcones de sus casas y terrazas. Además, se fabricaron cajas nido que luego colocaron los junto con los niños en los árboles del colegio y realizaron una excursión hasta el cauce del río Cinca, en la que observaron el ecosistema.

lunes, 4 de agosto de 2014

Diez agentes de Protección de la Naturaleza vigilan los barrancos de Guara


sábado, 02 de agosto de 2014 

Los barrancos de Guara, bien vigilados
Diez agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs) inician cada verano, a primeros de julio, su labor de vigilancia e información en el interior de los barrancos del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, uno de los parajes naturales más visitados de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Para realizar su trabajo en determinados días de julio y agosto -el año pasado realizaron 9 servicios de vigilancia- estos agentes tuvieron que realizar en 2011 un curso auspiciado por el Instituto Aragón de Administración Pública (IAAP) con la colaboración de la Federación Aragonesa de Montañismo. Cumplen, por tanto, su tercer año como vigilantes de este paraje tan abrupto como cada vez más visitado de los somontanos oscenses.

“Cuando se convocó el curso –recuerda Javier Navas, APN de la zona de Sabiñánigo y portavoz del grupo- se presentó bastante gente y hubo que realizar una selección. Al final, quedamos diez, ocho hombres y dos mujeres. El curso lo impartieron dos monitores de la Federación Aragonesa de Montañismo, especializados en barrancos, y aprendimos entre otras cosas, en la Escuela-Hogar que la Federación tiene en Alquézar, el manejo de las cuerdas, el comportamiento en el agua y también hicimos algunas prácticas relacionadas con el descenso de estos barrancos”.

Guardas de Guara 1

Tres años después ya se pueden sacar algunas conclusiones. Javier Navas explica que, en términos generales, “la mayor parte de los visitantes del Parque tiene un comportamiento adecuado. Son personas que llegan a un destino que han elegido por afición y que, en su mayoría, tienen conocimientos sobre el medio en el que van a realizar la actividad”.

Una de las principales ocupaciones de los agentes que realizaron el curso es regular la entrada de los grupos en los barrancos y asegurarse de que se cumplen los ratios por grupos para evitar todo atisbo de masificación en los descensos. En varias ocasiones los integrantes de alguno de estos servicios han tenido que separar a dos grupos de ocho personas, además del guía, de una misma empresa francesa, y explicarles que hay que respetar la separación de 10 minutos entre grupos, aunque sean de la misma empresa. También comprueban que los barranquistas van equipados con el material necesario para realizar el barranco, neopreno, arnés, cuerdas, casco, etc.

Guardas de Guara 2

Los agentes de protección de la naturaleza que realizan este servicio cumplen la jornada en grupos de cuatro. “En el interior de los barrancos, si se produce algún accidente, alguien tiene que ir a buscar ayuda y alguien tiene que trasladar o cuidar del herido. Por tanto, el número ideal es de cuatro personas con el equipo correspondiente”, indican los agentes. 

El hecho de pertenecer los agentes a cuatro Áreas Medioambientales distintas supone un gran esfuerzo de coordinación para poder cuadrar estos servicios, trabajo que realiza el coordinador provincial de Huesca, José Ángel Martínez Arregui, que se encarga de establecer los distintos cuadrantes de servicios para designar los miembros del equipo que van a realizar el servicio de vigilancia de barrancos, los vehículos necesarios y el apoyo logístico de compañeros APN de la demarcación donde se localiza el barranco.

Salvo cuestiones puntuales, no se registran demasiados problemas a lo largo de una jornada de vigilancia. “En general -afirma el portavoz del grupo- hemos podido ver que los barrancos se encuentran bastante limpios de basura, aunque hay algunos graffitis en las paredes, sobre todo en las cabeceras de los rápeles, donde los visitantes tienen que esperar. En alguna ocasión hemos llamado la atención a algún barranquista menor de edad haciendo graffitis”.

También los puntos dónde se realizan saltos al agua pueden generar problemas muy puntuales. En alguna ocasión los agentes han tenido que advertir a un grupo numeroso de barranquistas coreando a los que hacían el salto. “Al salir del barranco hablamos con los guías para llamarles la atención e indicarles que hay que evitar los gritos en la medida de lo posible, ya que nos encontramos en un parque natural y no en un parque acuático”, puntualiza Javier Navas.

La experiencia está siendo positiva y los agentes de protección de la naturaleza abogan por ampliar el número de compañeros que puedan realizar el curso y, consiguientemente, ampliar el periodo en que el Parque recibe este refuerzo en su seguridad, es decir, iniciar la vigilancia en el mes de junio y prolongarla a septiembre.

“Hay que tener en cuenta que en los días de máxima asistencia pueden llegar a los barrancos, sobre todo a Formiga y La Peonera, entre 500 y 600 personas, un nivel que, de alguna forma, al concentrase en dos barrancos puede considerase muy cercano a la masificación”, opinan de forma generalizada los agentes.

Poster de Guara