llamanos

¿Fauna salvaje en dificultades o muerta?
¿Incendios forestales?
¿Infracciones contra la seguridad ambiental, caza, pesca, vertidos?
¡¡LLÁMANOS!!
112 SOS ARAGÓN

¿Cualquier tema relacionado con el medio ambiente?
Pregunta por nosotros:
Centralita Gobierno de Aragón 976714000
OFICINAS COMARCALES DEPARTAMENTO DR Y SOSTENIBILIDAD


AGENTES FORESTALES

La AAPNA es la asociación profesional de los AGENTES FORESTALES del Gobierno de Aragón

LEY 10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.

q) AGENTE FORESTAL: Funcionario que ostenta la condición de Agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6º del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

La AAPNA forma parte de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales AEAFMA y de la International Ranger Federation IRF

ÍNDICE DE PÁGINAS DEL BLOG

domingo, 30 de noviembre de 2014

Aumentan las agresiones físicas en el medio rural contra agentes medioambientales



Infractores 3 - Forestales 0. Lo del pasado lunes en Doñana fue, para muchos, la gota que colmó el vaso. Tres agentes fluviales de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en el transcurso de una inspección rutinaria en una finca dentro del Parque Nacional, fueron víctimas de vecinos enfurecidos. Alrededor de 200 personas, regantes de la zona,acudieron en masa a la finca convocados por Whatsapp a retener a los agentes, insultarles y amenazarles de muerte. Los ‘manifestantes’ llegaron a colocar una barrera con sus vehículos para impedir que los tres funcionarios saliesen de la finca.

En este caso no llegaron a las manos. Donde sí se recurrió a la violencia física fue en la comarca del Bajo Maestrazgo (Castellón) hace un mes, el 22 de octubre. Allí, dos agentes medioambientales de la Generalitat Valenciana fueron objeto de una encerrona por parte de media docena deparanyers (pronunciado ‘parañ’ en castellano, se trata de un arte de caza de tordos tradicional de la provincia de Castellón declarada ilegal desde hace 12 años).
Provocaciones, amenazas, empujones, puñetazos… A uno de ellos le cogieron por el cuello y le arrancaron el bolsillo de la camisa, según relata un agente destinado en la zona y conocedor de los hechos. Y un mes antes, en septiembre, hubo otra agresión física a un agente medioambiental gallego por parte de un maderista que previamente había sido denunciado por tala ilegal en Tui (Pontevedra). El agente acabó con varios hematomas. Los tres episodios han sido denunciados ante el juez.

El trabajo diario de los agentes medioambientales, que en ocasiones patrullan en solitario, en lugares despoblados y de noche, entraña una buena dosis de peligrosidad. Frente a un grupo de, por ejemplo, cazadores furtivos provistos de rifles, ¿con qué armas cuenta un agente? "Con las dos únicas que portamos en el uniforme: el don de la palabra y un bolígrafo", responde irónico Luis Díaz, presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales (Aeafma).
"Estamos muy preocupados por el incremento de los episodios de agresiones y no vamos a consentir ni uno más a ningún compañero. Nos personaremos como acusación particular en cada uno de los casos", avisa Díaz, quien ya ha dado traslado de estas inquietudes a representantes de PSOEIUEquo y Pacma. El propio presidente de AEAFMA puede documentar cuatro episodios violentos en el ejercicio de su trabajo y en ninguno de ellos portaba ningún elemento disuasorio. Afortunadamente, en todos ellos el juez ha dictado sentencia favorable al agente.
"Somos la policía medioambiental. Tenemos rango de Cuerpo de Seguridad del Estado y de Policía Judicial y sin embargo a la mayoría de nosotros no se nos ha formado para situaciones de conflicto ni disponemos de material de defensa", denuncia Díaz. Los medioambientales llevan añospidiendo, en tanto que agentes de la autoridadrecuperar el arma corta, una demanda que viene avalada por un dictamen favorable de la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos. "Nuestros vehículos, por lo general, tampoco van bien identificados", añade.

Herederos del antiguo Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA), a todas estas carencias cabe incluir el hecho de que existen casi tantos cuerpos de agentes medioambientales como administraciones públicas tiene España, por lo que se hace difícil reconocer a uno de estos 6.000 trabajadores desde la distancia, en mitad del monte.

Muchos de los vehículos de los APN en Aragón superan los 300.000 kilómetros.
Muchos de los vehículos de los APN en Aragón superan los 300.000 kilómetros.

En la Administración central, estos funcionarios dependen del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente y trabajan para sus Organismos Autónomos. Es el caso de los tres agentes agredidos en Lucena del Puerto, en Doñana. En cuanto a las comunidades autónomas, 17 administraciones, 17 realidades distintas. Distintos nombres (Agentes Rurales en Cataluña, Guardas del Medio Natural en Asturias, Agentes de Protección de la Naturaleza en Aragón...), distinta organización, distintos uniformes, distintos vehículos... Y en general, los mismos problemas: falta de medios, falta de personal, falta de protección y falta de apoyo de las instituciones de que dependen.

Desde Galicia, el presidente de la Asociación Profesional de Agentes Forestales y Medioambientales (Aprafoga), Xose Bieito Rodríguez, relata aEl Confidencial que en su colectivo autonómico, donde dos terceras partes del territorio es monte, hay mucho trabajo, "y en general, la actitud de la ciudadanía es buena, te respetan. Pero siempre hay casos de desobediencia yeste año vemos un repunte". Son incidentes que siempre acaban en el juzgado, donde el magistrado suele dar la razón al forestal. Es el caso del agente agredido en septiembre, y el de los agentes amenazados de muerte en Lugo y en Lalín a mediados de este año. "A la hora de denunciar al agresor nos hemos llevado alguna sorpresa: llega el juicio oral y la Xunta no se persona en el juzgado". 

"Hay zonas de Aragón que no podemos cubrir o cubrimos de forma deficiente". Así de rotunda se expresa por su parte la Asociación de Agentes para la Protección de la Naturaleza en Aragón (AAPNA), la cual denuncia falta de personal y de medios. "Algunos de nuestrosvehículos [consulte aquí las imágenes de los cuentakilómteros] superan los 300.000, tenemos el gasoil recortado [al igual que en Málaga], no llevamos rotativo y vamos mal identificados", afirma un miembro de AAPNA. En Aragón, sin embargo, no se registran episodios graves de violencia -han pasado más de 20 años delasesinato del agente Pascual Garrido-, algo que sí ocurre en Burgos. Esaú Escolar, presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (APAM-CyL), afirma que solo en Burgos los juzgados tramitan una veintena de denuncias por amenazas a agentes -entre las que se encuentran encañonamientos de cazadores- y "dos agresiones físicas graves". 

Por último, la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Organismos Autónomos del Ministerio de Medio Ambiente (APROAM) también tiene quejas sobre la situación de sus trabajadores. APROAM denuncia eneste escrito el hartazgo que sienten con respecto a los "12 años de abandono" por parte del Ministerio del que dependen. Según APROAM, sus superiores no les respaldan en casos de intimidaciones, que son varios, y al igual que ocurre en Galicia, a la hora de denunciar no les prestan asistencia jurídica pese a tratarse de funcionarios con entidad policial. "La dejadez [de la Administración] es una forma de corrupción, un agravio comparativo para todos aquellos regantes, industriales y ayuntamientos que cumplen con las normas, que se gastan su dinero en regularizar, depurar y tener correctamente sus instalaciones, cuando enfrente hay otros a los que se les consienten prácticas irregulares", concluyen.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Agentes para la Protección de la Naturaleza rescatan un búho real en Alfamén



El animal se encontraba herido en un ala dentro de una balsa de riego

Agentes para la Protección de la Naturaleza  del Gobierno de Aragón del área medioambiental de Cariñena, rescataron el pasado jueves un búho real (Bubo bubo) que se encontraba confinado dentro de una balsa artificial en el término municipal de Alfamén. Los agentes recibieron el aviso de un agricultor de la zona.

Las balsas de riego recubiertas de material plástico, constituyen una trampa mortal para mamíferos y reptiles, ya que cuando caen dentro, les hace imposible la salida. Junto al búho, los AAPN encontraron restos óseos de distintas especies de fauna salvajes y domésticas.

APN del Gobierno de Aragón durante el rescate del búho real

Al encontrarse el animal en un entorno difícil, los forestales procedieron a su captura mediante una red para evitar al ave males mayores. Una vez inmovilizado, se trasladó a las instalaciones del centro de recuperación de fauna silvestre del Gobierno de Aragón en la Alfranca de Pastriz.

El búho real es la rapaz nocturna más grande de la fauna ibérica, llegando a medir 75 cms. posado y 188 de envergadura en vuelo. Las hembras adultas pueden superar los 2 kg. de peso.

Cabe recordar que cualquier ciudadano que se encuentre con una situación similar en la que un animal salvaje precise rescate, puede avisar al teléfono de emergencias 112.

Los AAPN aportan más del 85% de los animales ingresados en este centro de recuperación dependiente del Gobierno de Aragón, procedentes de rescates en todo el territorio aragonés.

Búho real rescatado

Tres furtivos sorprendidos cuando cazaban cabra montés en Teruel


Tres hombres, vecinos de Madrid, han sido sorprendidos por agentes del Seprona de la Guardia Civil cuando cazaban de forma furtiva cabra montés en el coto del pueblo de Villarluengo y en la reserva de las Masías de Ejulve, ambos en la provincia de Teruel.

Los cazadores furtivos, a los que se acusa de la comisión de un supuesto delito contra la fauna, portaban en bolsas de basuras dos cabezas de cabra montés (Capra Pyrenaica), que habían abatido anteriormente, y de las que se deshicieron en su huida, antes de ser interceptados, ha informado hoy la Guardia Civil.

En este operativo intervinieron patrullas del Seprona de la Guardia Civil de Mora de Rubielos, Alcañiz y Monreal del Campo, agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón y miembros del servicio de guardería de la Reserva de Caza de las Masías de Ejulve (Maestrazgo).

domingo, 23 de noviembre de 2014

Labor pedagógica sobre la setas en Guara


Los agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón aleccionaron a los buscadores sobre la práctica y buenas costumbres de la actividad

La recogida de setas, prácticamente finalizada en el territorio de la Comunidad Autónoma se ha convertido en una de las prácticas preferidas en los meses otoñales, con miles de personas recorriendo los montes aragoneses en busca de estas especies, lo que ha provocado, que, entre otras cosas, el Gobierno de Aragón haya aprobado un Decreto para su regulación.

Durante esta última campaña, los agentes de protección de la naturaleza (APNs) del Gobierno de Aragón, adscritos a la Comarca del Somontano de Barbastro, han intensificado la vigilancia en torno a esta actividad. 

“El motivo -cuentan los agentes-  ha sido triple. Por un lado, la mayor vigilancia ha evitado que recolectores masivos y con técnicas poco respetuosas con el medio ambiente hayan podido actuar, con denuncias para aquellas personas que han infringido la normativa vigente y que eran incompatibles con la conservación del espacio natural por el que buscaban”. 

Por otra parte, los APNs han aprovechado para dar a conocer a los aficionados la normativa vigente (Ley de Montes) y el Decreto ya aprobado que regulará la recolección de setas. Como tercer punto, los agentes aprovecharon para obtener algunos datos que permitan conocer la procedencia de los aficionados, las especies mayoritariamente recolectadas, el volumen recolectado por persona y otros que puedan dar una idea, más o menos precisa, de la incidencia que esta actividad tiene en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, en la superficie incluida en la comarca del Somontano de Barbastro”.

Agentes forestales en Guara

Durante los meses de septiembre y octubre pasados, los APNs procedieron a la inspección de la actividad de recolección de setas de casi 500 aficionados en el Parque Natural de la Sierra de Guara, en el ámbito comarcal del Somontano de Barbastro. Durante estas inspecciones se procedió a informar sobre aspectos relativos a la forma de recolección y transporte de las setas, ayudando en algunos casos a la identificación de varias especies, así como otros aspectos, tanto legales como biológicos.

A lo largo de todas estas intervenciones, los APNs  pudieron comprobar que la gran mayoría de aficionados son conocedores de las normas reguladoras en torno a la recolección de setas, normas que en la mayoría de los casos respetan. De todas las inspecciones realizadas, poco más de un 2% de las personas inspeccionadas procedían de forma que vulneraban la normativa vigente. 

A través de las infracciones detectadas y denuncias efectuadas se ha comprobado que entre las irregularidades cometidas destacan la recolección en zonas de aprovechamiento micológico regulado sin la correspondiente autorización, la recogida de ejemplares en las primeras fases de su desarrollo, el estacionamiento de vehículos en lugares no autorizados y, con una incidencia destacable en algunos parajes, el abandono de basuras en el monte.

El perfil del recolector de setas en el Parque de Guara es de dos personas por vehículo, que realizan una visita de media jornada, y recogen una media de unos 2 kilos por persona. La procedencia de estos buscadores se reparte entre un 65%, que proceden de la propia provincia de Huesca, y en el 35% restante a provincias como Lérida, Barcelona, Gerona, Tarragona o Alicante. La gran mayoría de los oscenses pertenecen a la propia comarca del Somontano de Barbastro, con un porcentaje superior al 60%, con un buen número de barbastrenses.

Entre las especies recolectadas en esta campaña destacan por orden de importancia el género Lactarius (níscalos o rovellones), Amanita caesaria (huevo de rey), Cantarelus (rebozuelo o trompetilla) y Boletus (set). Otras con menor aprovechamiento fueron las variedades Macrolepiota, Russula, Marasmius o Ramaria.

Un aspecto a destacar es la incidencia de aficionados en determinados momentos y parajes, ya que se ha detectado la afluencia masiva en algunos días puntuales en un reducido espacio de monte, casos en los que se daba una buena accesibilidad y la abundancia de ejemplares. Esta masificación puede resultar negativa para la conservación de los montes y las diferentes especies micológicas. En este sentido, el Decreto aprobado ya en Consejo de Gobierno es una excelente herramienta legal que permitirá un aprovechamiento racional de un importante recurso turístico para varias comarcas de la Comunidad Autónoma y, a su vez, la conservación de los ecosistemas de los montes aragoneses.

Setas en Guara

sábado, 15 de noviembre de 2014

LA OPOSICIÓN AL COTO DE MEQUINENZA SE REACTIVA


Los forestales juzgan «inaceptable e inútil» la vigilancia privada a costa de deportistas
Para los ecologistas se crearía precedente de «monopolio del mercado de la pesca»
Los pescadores de Zaragoza temen que un fracaso económico rebote a los clubes

ZARAGOZA. La inminente modificación de la Ley de Pesca que prevé el Gobierno aragonés para convertir todo el embalse de Mequinenza en un coto deportivo –como consensuó hace tiempo con la Federación Aragonesa de Pesca y Cásting (Fapyc)– ha vuelto a poner en guardia a varios de los Colectivos que, en su día, formularon duras alegaciones contra el proyecto.
Ponen múltiples objeciones: legales, competenciales, medioambientales, económicas, etc, y coinciden
que la insistencia de la Dirección de Medio Natural en el auge del furtivismo parece buscar «el clima favorable» para defender el coto como única solución al problema, cuando a su juicio sería
inútil e incluso contraproducente.

La Asociación de Agentes para la Protección de la Naturaleza (AAPN) en Aragón recuerda que este colectivo viene reclamando infructuosamente desde hace lustros por la insuficiencia de medios humanos y materiales, mientras la afluencia de pescadores al entorno del embalse aumentaba progresivamente. Señalan que el número de forestales –que también se ocupan de montes, caza, calidad ambiental, flora, fauna, incendios forestales o turismo– se cuenta «con los dedos de la mano», por lo que, subrayan, «es impensable controlar 7.000 hectáreas de lámina de agua con casi 500 kilómetros de litoral quebrado, con costas escarpadas, zonas inaccesibles y comunicaciones difíciles con esos medios humanos deficientemente equipados».
Este colectivo sostiene que el furtivismo y los problemas asociados no se solucionan mediante la «legalización con calzador de un acotado» para vender permisos con los que rentabilizar una
vigilancia privada. Antes al contrario, sostiene que el acotado «no atajará, sino que extenderá los
problemas por las aguas libres». Asimismo, esta asociación de funcionarios considera «inaceptable e inútil» que la DGA «pretenda rentabilizar económicamente un servicio de seguridad privada a costa de unos deportistas, en beneficio de particulares, en un entorno público» y que, al mismo tiempo, «deseche el servicio público de policía que prestan los APN como agentes de la autoridad».

En la misma línea, AEMS Ríos con Vida recuerda que el proyecto de la Fapyc aceptado por la DGA «se basaba en que la ausencia de vigilancia es la principal causa de degradación del entorno y se pretendía resolver con la contratación de dos guardas privados». Algo que esta organización ecologista tacha de «ridículo», puesto que deben vigilar «una ribera tan larga como la distancia entre Zaragoza y Santander». «Resolver el problema de orden público contratando dos guardas privados, además de irrealista, invade competencias de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado», añade AEMS Ríos con Vida. «Si la creación de un coto se estima imprescindible –cuestiona–, ¿por qué no haber creado un coto social de pesca como muchos otros que gestiona y vigila directamente el Gobierno de Aragón?». Asimismo, los ecologistas sostienen que el acuerdo entre DGA y Fapyc «supondría un reparto del mercado de la pesca y la constitución de un verdadero monopolio de explotación de un recurso público que podría ser extendido a la totalidad de los ríos y masas de agua pescables en Aragón»

Por su parte, la centenaria Sociedad Deportiva de Pescadores de Zaragoza (SDPZ) comparte estas críticas –especialmente la inutilidad de dos guardas jurados para vigilar 504 km de riberas–,muestra su apoyo total a los forestales y la Guardia Civil y advierte que, si el proyecto fracasa y la Federación
renuncia a la gestión en dos años, «podría generar responsabilidades civiles y potenciales pérdidas económicas que podrían recaer directamente sobre todos nuestros clubes y asociados como miembros de la Fapyc».

JAVIER BENITO

Para ampliar:
Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir en otra pestaña



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Localizado tras perderse buscando setas en Benabarre

Para ampliar:
Clik sobre la imagen
con el botón derecho
del ratón y abrir
en otra pestaña



http://www.heraldo.es/


El hombre, de 74 años y vecino de Alfarras, perdió el contacto con su compañero buscando setas.

A primera hora de la tarde de este martes se ponía en marcha un operativo compuesto por Guardia Civil y miembros del SEISPC de la Comarca de La Ribagorza del parque de Benabarre con la UCAB (unidad canina de bomberos) y agentes de protección de la naturaleza, para localizar a R.B. de 74 años y vecino de la localidad leridana de Alfarras, que había perdido el contacto con su compañero mientras estaban buscando setas en un monte de Benabarre.

A media tarde, se recibía el aviso de su localización en la localidad de Torres del Obispo en buen estado, aunque muy cansado, según han indicado fuentes de la Guardia Civil


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Monreal del Campo: veinte años recuperando el monte






En 1994 se lanzó en este municipio turolense un proyecto agroforestal modélico

Hace veinte años se inició en Monreal del Campo (Teruel) un proyecto de recuperación agroforestal llamado a hacer historia. Gracias a la labor vecinal de un pueblo aragonés preocupado por su patrimonio natural, hoy su monte público luce con merecido orgullo todo un valioso mosaico de setos, dehesas y bosquetes.

Por Raquel Sánchez Izquierdo y Julio Sánchez Plumed

Al igual que la mayoría de los montes del Valle del Jiloca, el monte “La Dehesa”, de Monreal del Campo (Teruel), cuya vegetación original eran la encina, el quejigo y la sabina albar, sufrió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX intensas roturaciones y casi la totalidad de sus mil hectáreas fue puesta en cultivo.

Posteriormente, tras el éxodo rural de los años cincuenta, la parte alta del monte, de orografía más acusada, se repobló con varias especies de pino. Al mismo tiempo se mantuvieron en cultivo unas cuatrocientas hectáreas de terreno más suave y de mayor calidad agronómica, divididas en parcelas de una hectárea y adjudicadas a los vecinos de la localidad.

En los años noventa se llevó a cabo la concentración parcelaria de la mayor parte del término municipal, unas cinco mil hectáreas de fincas particulares de secano. Quedaron sin concentrar la zona de vega del corredor del río Jiloca y las parcelas número de agricultores seguía bajando y cada uno arrendaba varias parcelas, pedían una nueva concentración para mejorar su rentabilidad.

Para ampliar: Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir imagen en otra pestaña

Para ampliar: Clik sobre la imagen con el botón derecho del ratón y abrir imagen en otra pestaña


martes, 4 de noviembre de 2014

Localizado un ejemplar de águila imperial oriental en la provincia de Huesca


La primera observación de esta especie en Aragón y la segunda en España

Una especia en peligro de extinción localizada por las cámaras de foto-trampeo que instala el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, tras una inspección realizada por APN´s y ténicos

Aguila imperial oriental en el PAS Garcipollera. José Antonio Sesé.JPG

La implantación progresiva de avanzados medios tecnológicos en el seguimiento de especies de fauna silvestre está permitiendo la obtención de datos de interés para el mejor conocimiento de las mismas, teniendo en cuenta que la probabilidad de lograrlo mediante la observación convencional es muy reducida.

Un ejemplo de ello es la implantación de cámaras de foto-trampeo instaladas por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en buena parte de la Red de Comederos de Aves Necrófagas de Aragón o en los sectores oscenses con presencia de oso pardo.

La revisión rutinaria y periódica de estos equipos por técnicos y Agentes para la Protección de la Naturaleza brinda frecuentemente sorpresas. Así, el pasado día 18 de octubre, una cámara instalada en La Jacetania captó la imagen de un ejemplar de águila imperial oriental (Aquila heliaca), algo que no sólo supone la primera observación de esta especie en Aragón, sino la segunda cita en España y una de las pocas existentes en Europa fuera de los Cárpatos y península Balcánica que constituyen su área de distribución en este continente.

Se trata de un ejemplar juvenil del que se ha podido conocer su origen eslovaco al portar una anilla de lectura a distancia cuya inscripción ha sido registrada perfectamente en las imágenes obtenidas. Esta observación, aparte del impacto causado entre los múltiples aficionados a la ornitología, plantea nuevos e interesantes interrogantes sobre la magnitud y características de la dispersión juvenil de esta especie, y su consiguiente significación de cara a la conservación de la misma al tratarse de una especie con elevado grado de amenaza de extinción.

Como este, existen otros antecedentes destacables en nuestra comunidad autónoma, como fue el “trampeo fotográfico” en febrero de 2007 de un ejemplar de pigargo (Haliaetus albicilla) en el Parque Nacional de Ordesa, de un quebrantahuesos adulto captado alimentándose en plena estepa monegrina, o la cada vez más frecuente detección de buitres negros (Aegipius monachus) en los comederos de aves necrófagas aragoneses.

Otra tecnología cada vez más implantada en proyectos de seguimiento, consistente en dotar a las aves de emisores vía satélite, ha permitido descubrir como “Piros”, un halcón sacre (Falco cherrug) nacido en 2009 en Hungría, cruzó Aragón en su viaje migratorio hasta Mauritania, en lo que constituía la primera cita fidedigna de la especie para Aragón y la segunda a nivel nacional. Igualmente “Tonn”, una hembra de la muy rara águila moteada (Aquila clanga) nacida y marcada con emisor en Estonia en 2008, ha atravesado las comarcas orientales aragonesas en sus sucesivos movimientos migratorios que tienen como destino su cuartel de invernada en el Embalse de El Hondo (Alicante).

Aguila imperial oriental en el PAS Garcipollera. José Antonio Sesé.JPG Aguila imperial oriental en el PAS Garcipollera. José Antonio Sesé.JPG

domingo, 2 de noviembre de 2014

Aumento de la vigilancia en los embalses de Mequinenza y Ribarroja



http://aragonhoy.aragon.es/


La DGA incrementa el control en Mequinenza y Ribarroja
http://www.elperiodicodearagon.com/

Las infracciones de pesca en los embalses de Mequinenza y Ribarroja ya superan las 600
http://www.heraldo.es/


Hasta el pasado mes de julio se han sustanciado 643 expedientes

El Plan de Inspección, en el que colaboran distintas administraciones, trata de que disminuyan las prácticas ilegales en torno a la pesca

A 643 expedientes sancionadores ascendía hasta el pasado 31 de julio el volumen sancionador en relación con la pesca en los embalses de Mequinenza y Ribarroja a través  del Plan de Inspección anual en este entorno, expedientes que vienen a ser el resultado de los servicios de inspección y vigilancia  tanto desde orilla como mediante el empleo de embarcaciones, de manera ordinaria y continua, por parte de efectivos de la Guardia Civil (298 expedientes), Agentes de Protección de la Naturaleza (APNs) del Gobierno de Aragón (144 expedientes), guardas de campo (188 expedientes), y personal de otras dependencias y servicios del Gobierno de Aragón (5), además de otras administraciones (8).

“El director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla,  destacó que estos dos embalses son emblemáticos para el desarrollo de una tipología de pesca, muy atractiva, sobre todo para pescadores europeos. Esta preocupación ha generado instrucciones específicas al respecto a los APNs, así como un trabajo coordinado con la Guardia Civil y los gestores del Coto Deportivo del Embalse de Ribarroja  para ejercer una mayor presión a través de la propia vigilancia. Esta nueva situación se ha traducido en  un incremento de expedientes sancionadores del 15 % sobre el año 2013 y mas del 100 % sobre los abiertos en 2011.”
Campamento ilegal en Mequinenza.

Los tipos de infracción de pesca más frecuentes son las de pescar sin licencia y/o sin permiso del coto en Ribarroja, pescar con artes ilegales (cebos prohibidos, redes, anzuelos no permitidos…), pescar con más cañas de las autorizadas, pesca fuera de horarios autorizados, cebados ilegales de aguas, uso de rejones para mantener los peces, tenencia de especies exóticas vivas, incumplimiento de la normativa de navegación y desinfección de embarcaciones y elementos. Asimismo, son frecuentes las acampadas ilegales y uso del fuego ligado a esas acampadas.

En cuanto a redes, cabe señalar que anualmente se retiran y eliminan del embalse numerosas redes de las que no se llega a descubrir la titularidad o responsabilidad sobre las mismas. En 2013 se extrajeron y eliminaron 46 tramos de redes. Cada tramo de red tiene una longitud mínima de unos 50 metros lineales aunque en ocasiones son longitudes superiores a los 100 metros.

Además de estas redes de longitud considerable, son habituales los decomisos de pequeñas redes, rejones y viveras usadas para la captura y tenencia de peces para cebo o de las especies pescadas en vivo. Durante 2013 se decomisaron 152 de estos elementos por parte de los APNs.

En relación a los efectos decomisados en denuncias de pesca sobre todo cañas, carretes, viveras y rejones), durante 2014 se ha puesto en marcha en la provincia de Zaragoza un almacén central de depósito, en el que los efectos de este tipo incautados en denuncias administrativas efectuadas tanto por números de la Guardia Civil como APNs u otros servicios, dentro de la provincia de Zaragoza, quedan depositados en él, bajo la custodia del Gobierno de Aragón hasta la finalización del expediente sancionador. En la actualidad, en dicho almacén de depósitos se custodian alrededor de 1.300 cañas decomisadas en los últimos años.

Además de los datos de denuncias efectuadas en el entorno de los embalses de Mequinenza y Ribarroja, los APNs del entorno realizan numerosas inspecciones del ejercicio de la pesca que no derivan en expedientes sancionadores. Así, durante 2013, los APNs de la zona de Caspe realizaron 293 inspecciones rutinarias a pescadores.

Al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón le compete, en general, la vigilancia del territorio en materias ambientales: pesca, caza, montes, incendios, espacios naturales, vías pecuarias, residuos,…etc , labor que se realiza a través de los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs). En labores de vigilancia también participan  los Cuerpos de Seguridad del Estado, especialmente el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), y guardas de campo.

Los embalses de Mequinenza y Ribarroja regulan los caudales del Ebro sobre terrenos pertenecientes a tres comarcas aragonesas: Ribera Baja del Ebro, Bajo Aragon-Caspe y Bajo Cinca, suelos que, a su vez, se reparten entre siete municipios: Sástago, Escatrón, Chiprana, Caspe, Mequinenza, Fayón, todos ellos de la provincia de Zaragoza, y Fraga (Huesca).